Seguro que habéis oído hablar de Rebirthing o Renacimiento, relacionándolo con una técnica de respiración, quizás hayáis pensado que no era para vosotros pues aparentemente no tenéis problemas con vuestra respiración.

Mi intención con este artículo es ayudar a expandir su conocimiento, ya que es mucho más que una técnica respiratoria. A mi, realmente, me cambió la vida y desde entonces estoy plenamente dedicada a su difusión y práctica.

Son muchos los motivos que hacen del rebirthing una terapia tan potente y transformadora. Los explicaré a continuación, tratando de ser lo más fiel posible a la experiencia, cosa sumamente difícil pues la vivencia es fascinante.

 

El primer punto: explicado de manera concisa, en diez sesiones aprendes como renacerte a ti mismo/a, sin necesidad de un/a guía. Esto se cumple en el 90% de los casos, exceptuando aquellas personas que padecen asma, otras afecciones respiratorias o graves enfermedades. Aún así gran parte de quienes hacen diez sesiones teniendo estas dificultades son capaces de hacerse sesiones a sí mismos/as.

En las diez primeras sesiones guiadas, se desbloquea el mecanismo respiratorio, de tal manera que ya es posible realizar la práctica independiente.

 

Segundo: sanando la respiración, sanamos nuestra vida. Cada desviación respiratoria tiene que ver con una característica personal, como enfado, tristeza, el miedo a vivir, a la escasez, las adicciones, el apego al drama, etc.

A lo largo de nuestra vida, vamos inhibiendo nuestro sistema respiratorio para no sentir dolor, angustia, miedo. Liberando la respiración liberamos aquella emoción que la bloqueó.

 

Tercero: el/la renacedor/a dirige la respiración pero no el proceso respiratorio. Es decir, guiamos hasta que la persona tiene la respiración libre y conectada. La sanación que se produce en cada sesión siempre es la más necesaria en ese momento, pues son el cuerpo y la mente de quien renace los que “deciden” qué se debe sanar primero.

Un ejemplo: una mujer viene con la necesidad de colocar y perdonar experiencias de su infancia, y hablamos sobre ello en la consulta de psicología espiritual. Al empezar la sesión de respiración, esta mujer empieza a sentir un dolor sordo en su rodilla, que a través de las inhalaciones y exhalaciones consigue liberar. Al terminar me cuenta que con 13 años tuvo una lesión que había cambiado sus planes, ya que aunque no era grave, hizo que decidiese llevar su vida profesional por otro camino diferente al del deporte, que era su primera intención.

En este caso, la sanación se ha producido a nivel físico pero por supuesto, también a nivel emocional y mental, liberando sus miedos y cuestionamientos.

 

   Cuarto: en las consultas de mentalidad creativa, trabajamos con la “mentira personal”, el pensamiento limitante más importante que tienes acerca de ti mismo/a. Este pensamiento lo creíste en algún momento de tu vida, debido a lo que te decían tus padres, profesores, la sociedad…haciéndolo tuyo has limitado tus dones, alegrías y experiencias maravillosas que siempre han estado al alcance de tu mano.

En la búsqueda de cada mentira personal se produce “un milagro”. La persona se siente liberada y reconocida en su verdad esencial. No sólo encontramos esta mentira sino que además enseñamos cómo superarla y sanarla para siempre.

Hay infinidad de mentiras personales, tantas como personas, pero algunos ejemplos generales son: soy malo, no valgo para nada, no merezco se amado, no puedo conseguir aquello que quiero, el mundo es un lugar peligroso, no quiero vivir, los demás me hacen daño…

 

Quinto: Un trabajo muy importante en renacimiento es la elaboración del guión natal. La manera en que viniste al mundo desde tu concepción marca tu personalidad y tu vida. El camino que realizamos todas las personas desde el útero de nuestra madre y los primeros meses de vida, condiciona enormemente el resto de nuestra vida. Se activa de manera aguda en los momentos de cambio como mudanzas, traslados, cambios de trabajo, nuevas relaciones. De tal manera que si nacer nos resultó difícil, cada vez que sucedan estos cambios reproduciremos las mismas sensaciones y situaciones. Nos sentiremos solos, doloridos, atemorizados…

Ejemplos: he tenido casos en los que cuando un bebé iba a nacer su madre ha estado a punto de morir. Este bebé al que en ese momento le era imposible salvar a su madre, vive el resto de su vida intentando salvar a otras personas, especialmente mujeres. Es común que tengan relaciones de pareja con mujeres “que necesitan ser rescatadas” o tengan profesiones como bomberos, policías, terapeutas…

En otros casos, el bebé es retenido porque no llega el equipo médico, o la madre está llegando al hospital. Este bebé creerá toda su vida que no se respetan sus tiempos y creará situaciones en las que sus ideas y proyectos sean retenidos.

Si en el nacimiento de un bebé el padre no estaba presente y después no presta atención a su hijo, éste crecerá pensando que no es importante para los demás, especialmente para los hombres, creando relaciones en las que los hombres no están disponibles para él o ella.

Me gustaría añadir que a veces los guiones son una verdadera bendición. Si el bebé ha sido realmente deseado y amado por su familia, recibiéndole como un regalo, crecerá sabiendo que es querido, respetado y se sentirá bienvenido.

Cada guión natal tiene muchos detalles, lo que hace que nunca se pueda generalizar, pero he querido ejemplificarlo de manera muy sencilla.

El guión natal condicionará a cada persona hasta que lo sane. Para sanarlo el primer paso es sacarlo a la luz y observar que sucedió, aunque en muchos casos partes de nuestro guión se sanan sin saberlo mientras realizamos rebirthing.

 

Sexto: a la práctica de la respiración y de la psicología espiritual le añadimos la purificación espiritual. Conocer los elementos (agua, fuego, aire y tierra más el amor) y pasar tiempo en su presencia transforma nuestra energía, recuperando la vitalidad y pureza perdidas.

En rebirthing creamos toda una práctica diaria con los elementos. Cada persona debe empezar a su ritmo, cualquier cambio pequeño abre más espacio para cambios mayores que llenarán de paz tus días.

 

La purificación espiritual renueva nuestra mente, espíritu, emociones y el cuerpo físico.

 

Séptimo: realmente no sólo aprendes una nueva técnica sino que has aprendido o al menos comenzado a ser el/la maestro/a de tu propia vida. Uniendo el poder mental, la paz emocional y la pureza espiritual crearás una nueva vida que realmente te entusiasme vivir.

 

 

 

Autora: Alba Casalvazquez Aranda.

www.inspiratuvida.com